Dedicamos este artículos a todos lo que están tomando una decisión importante: elegir y confirmar el catering perfecto para un evento inolvidable! 🙂

 

1. ¿El catering habla español? Encontrarse con un equipo de catering que no conoce una sola palabra de tu idioma no es la mejor idea. Así que la primera cosa es asegurarse que hablamos el mismo idioma. 🙂

 

2. Revisar el menú antes de enviar a imprimir. Para evitar errores y dar una mala impresión es bueno revisar la ortografía, la gramática, la maquetación, y sobre todo, el nombre de los novios! 🙂

 

3. Solicitar un presupuesto “todo incluido”. No es agradable descubrir en el presupuesto de catering que faltaban cositas como el montaje, la sillas, las mesas…

 

4. Asegurarse que la empresa de catering tenga un seguro. Pensar siempre que puede pasar cualquier cosa: una mancha en el vestido del presidente, una abuela que tropieza en un mantel, el viento que se lo lleva todo o alguien que rompe las ventanas de la finca que hemos alquilado… Un buen seguro soluciona cualquier problema. Hay que tener en cuenta que muchas empresas de catering no tienen seguro. Preguntar siempre.

 

5. El menu parece exquisito, pero ¿la empresa tiene permisos? Hoy en día, cada vez más, nacen empresas de catering abusivas, sin autorización sanitaria, administrativa… a veces el personal que trabaja en una empresa de catering no está ni siquiera dada de alta en la seguridad social. Investigar un poco nos viene siempre bien, más que nada por no recibir un inspector de hacienda el día de nuestra boda…

 

6. ¿Quien garantiza la calidad de la comida? Es importante que un menú sea exquisito, pero mucho más importante es garantizar la higiene de alimentos. Esto incluye cierto número de rutinas que deben realizarse al manipular los alimentos con el objetivo de prevenir daños potenciales a la salud. Entre los alimentos vulnerables encontramos carnes crudas (carpaccio, etc…), productos de huevo, lácteos (leche, mantequilla, etc…), pescado crudos (ceviches, escabeches, etc…), verduras crudas, salsas y caldos…

 

7. La tarta! Que nadie se olvide! La frase parece tonta pero en realidad ha pasado más de una vez: nadie se ha acordado de la tarta.

 

8. Profesionalidad y calidad. ¿Os imagináis mitad de los invitados con el plato vacío? ¿O que falten platos y tenedores? ¿O que no hay más bebidas? Hay que asegurarse que sobra comida, nunca falte… Un profesional de catering sabe calcular perfectamente las cantidades de comida, cubertería, accesorios… por cada evento.

 

9. ¿Cuantos camareros? Muchos, demasiados, pocos, muy pocos… En un mundo ideal, por cada 10/15 comensales hay un camarero. Un buen camarero puede llegar a servir a 20-25 personas. Si el servicio de camareros no fuera optimo, pedir un reembolso parcial.

 

10. ¿Cabemos todo? A menudo los propietarios de restaurantes son muy optimistas. Para un calculo aproximado, tener en mente que en 120 metros cuadrados no caben más de 80 personas aproximadamente.

 

11. Restaurante vs catering. Un restaurante no es necesariamente una empresa de catering. Se trata de dos trabajos muy diferentes: hace falta tener en propiedad (no en alquiler) herramientas de miles de euros, disponer de una experiencia especifica, etc…

 

12. Cuidado con los catering superstar! Es posible que una buena empresa de catering venda muchos banquetes para el mismo día de vuestro evento. No es inteligente pagar el mismo precio y recibir una parte de la atención y de los recursos de la empresa de catering. Así que una pregunta inteligente podría ser: “¿Cuanto eventos tiene la empresa de catering para el día de mi evento?”

 

13. Probar el menú. Elige un catering que te inspire confianza pero luego no te limites a los nombres bonitos de los platos o a las fotos del menú. Incluso el mejor catering puede tener en la carta unos platos excelentes pero puede elaborarlo de una forma diferente a la que te esperabas. Por esa razón pide la prueba del menú, para tener una idea exacta de lo que estás comprando.

 

14. ¿Todo casero e ingredientes naturales? Seguro que te dirán que si. Pero sorprende saber que las empresas especializados en la distribución de productos congelados para hostelería, restaurantes, bares y catering… nunca cierran! 🙂

 

15. ¿Precio demasiado barato? Lo barato siempre sale caro y lo caro nunca puede ser barato. Ser razonables. Pedir presupuesto a más empresas de catering.

 

16. Y ahora, ¿Con quien hablo? Has hablado siempre con una persona de la empresa de catering y ahora, el día del evento, esta persona ¡no está! 🙂 Tenemos que asegurarnos su presencia para exigir todos los servicios y las garantías acordadas. Si esta persona no puede estar, tenemos que conocer quien nos va a atender. Esta persona de sustitución tiene que estar en conocimiento de todos los detalles de nuestro evento.

 

17. Respetar los tiempos. ¿Te gustaría que pasara mucho tiempo entre un plato y otro?
La lentitud es bastante difundida en el sector del catering y puede depender de diferentes razones: pocos camareros, cocina no organizada, no experiencia…  Para evitar golpes de sueños entre los invitados, exigir a la empresa de catering una “tabla de marcha”, con los tiempos de espera entre un plato y otro.

 

18. Cuidado con la oscuridad. Existen sitios al aire libre y fincas espectaculares que brillan literalmente con la luz del sol. Pero… tu evento se va a celebrar de noche, así que lo mejor es asegurarse una buena iluminación. Verificar que las zonas más importantes (zona buffet, zonas para comer…) estén bien iluminadas.

 

19. Temperatura adecuada. Cuando hace frío es muy importante asegurarse el confort de los invitados. Por ejemplo, si vamos a celebrar el evento en un palacio es importante encender la calefacción mucho antes de la llegada de los invitados, para evitar ambientes fríos. Tenemos que calcular también que una habitación con calefacción subirá su temperatura cuando los invitados estén en ella.
Los mejores espacios de catering tienen equipos para mantener de forma automática temperatura y humedad agradables durante todo el evento. Como siempre, mejor verificar de persona y por adelantado.

 

20. Catering tropical. En los meses de verano no hay nada mejor que un catering al aire libre: un cóctel, una comida familiar, una evento especial…
En estos casos es importante tener en cuenta la temperatura máxima de día, sobre todo en las zonas de las mesas y de los buffets. El sol puede resultar bastante molesto. El espacio donde se sirve el catering necesita zonas frescas de sombra para el confort de todos los invitados.

 

21. Llueve… La diferencia entre un evento de éxito y un evento fracaso no está en la mala suerte, más bien en la buena o mala organización y gestión. A menudo, quien elige el día del evento lo hace en los meses de primavera/verano. Y hasta allí estamos todo de acuerdo, porqué disfrutar de espacios exteriores en la naturaleza, la playa, una buena vista… hace el evento aún más especial. Pero, a la hora de elegir un espacio se debería pensar en diferentes posibilidades. La importancia de tener un plan B.
El tiempo es impredecible y un magnifico día en la playa puede transformarse en un día horroroso de viento. ¿Os imagináis que bonito ver el viento que se lleva manteles, servilletas, menus…?
La location que elijamos deberá tener espacios para dar reparo y confort a los invitados en caso de mal tiempo.

 

Así que vuestro evento será recordado por el espacio magnifico, el servicio impecable y la comida excelente. Pero sobre todo será recordado por lo que NO ha pasado porque habéis sabido elegir correctamente 🙂