En Granada, es cierto que muchas celebraciones familiares como comuniones, bautizos, aniversarios… se suelen realizar en las instalaciones de un local, restaurante, salones, etc… Sin embargo, parece que, cada vez más, la gente prefiere los servicios de una empresa de catering.
Tanto un restaurante como una empresa de catering son buenas alternativas. En este artículo vamos a describir las diferencias que existen entre decantarse por una u otra opción.

 

Antes de todo hay que tener las ideas clara sobre el lugar. ¿Preferimos una estructura comprobada y testeada en numerosas ocasiones (como un restaurante) o nos encanta la idea de un lugar concreto para celebrar el evento? En este segundo caso es posible elegirlo todo: menú, decoración del espacio, mantelería, cubertería, lugar del banquete, lugar de la barra libre, lugar del baile, etc… Si además el espacio es propio, entonces podremos transformarlo a nuestro gusto, dandole un toque personal y sobre todo ahorraremos un dinero en el alquiler del espacio mismo. Veamos ahora, con más detalle, las diferencia entre un restaurante y un servicio de catering.

 

 

Restaurante
En un restaurante la principal ventaja es, sin duda, el precio. Los menús tienen una magnifica relación calidad-precio, y además están “todo incluido”: barra libre, sala de baile, actividaes infantiles, etc… El problema de estos menús es que están predefinidos, es decir que no podemos “variar de mucho” lo que nos ofrecen. Cada restaurante tiene sus platos predefinidos elegidos por un chef; toda la cocina, almacén, proveedores… están “configurados” para estos platos. Por esta razón es muy importante decantarse por un restaurante que nos guste por su comida. Eso sí, en caso de necesitar menús diferentes (cocina internacional, vegetarianos, celiacos…) lo vamos a tener más difícil.

Otro punto a favor de un restaurante es su personal, que está preparado y acostubrado a todo tipo de eventos: bautizos, comuniones, aniversarios, bodas, etc… Contar con una buena organización es muy importante, y debemos de tenerlo en cuenta a la hora de elegir entre un restaurante u otra opción.

 

 

Empresa de catering
Un servicio de catering es ideal cuando somos muy exigentes a la hora de personalizar un evento. Con una empresa de catering podemos elegirlo practicamente todo. Mucho dependerá, obviamente, de nuestro presupuesto: lugar para el evento, menú, la elección de vajilla, cuberterías, mantelerías…  Podemos alquilar desde una sala en un lujoso hotel, hasta un jardín o finca privados.

Si necesitas dietas o alimentos específicos para algunos invitados, una empresa de catering te lo pone más fácil que un restaurante, porque suele contar con profesionales que contemplan este tipo de eventualidades.

El personal de una empresa de catering se encarga de todo, incluso de la limpieza posterior, así que durante la celebración solo tendrá que atender a tus familiares o invitados.

Otro punto a favor de un servicio de catering es el ritmo con el cual se sirven los platos. A diferencia de un restaurante, que lo tiene todo medido, un catering sirve la comida según las indicaciones del cliente.

 

En resumen. Si no queremos complicaciones: restaurante. Si queremos que nuestro evento sea único, personalizado e inolvidable: servicio de catering.